Castro cena con los Fieles de Nervión en Robles
Club

CASTRO: “VIVIMOS UN MOMENTO IDÍLICO, REMEMOS TODOS EN LA MISMA DIRECCIÓN””

El presidente, feliz de participar en la cena de los nuevos Fieles de Nervión, “un acto entrañable” al que nunca faltó como dirigente

Después del acto institucional en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán los nuevos Fieles de Nervión y aquéllos que cumplen esta temporada 50, 55, 60, 65, 70 y 75 años de socio del Sevilla FC celebraron en Robles Aljarafe una cena de gala como colofón a los actos. El presidente, José Castro, arropó a estos sevillistas junto con varios miembros de su consejo de administración, como Juan Luis Villanueva, Pedro Ellauri, Faustino Valdés, José Luis Moscoso y Luis Galán.

Castro destacó que precisamente nunca faltó a este acto, ni como presidente ni en su larga etapa como vicepresidente, por lo que agradeció públicamente a los compañeros de consejo que asistieron a la cena su presencia. “Este es un acto distinto, entrañable, en el que no hablamos de fútbol, hablamos del Sevilla FC, del sentimiento que llevamos adherido, de la fidelidad de unos sevillistas que llevan toda la vida ayudando al Sevilla con su abono, porque el club no es ya importante para ellos, sino muy importante, que han estado en las buenas en las malas, en los ascensos, los descensos y los títulos”, señaló el presidente, quien añadió que “se nos pone la piel de gallina al ver aquí mayores y jóvenes que ya han cumplido 25 años de carnet. Todos están ahí, con el Sevilla. Yo me enorgullezco de ellos, porque eso no tiene precio. Lo digo con la boca grande”.

El presidente quiso contar una anécdota ocurrida ayer y la puso de ejemplo para entender qué es el Sevilla para él. Contó que uno de los abonados presentes en la cena, en una intervención en SFC Radio a mediodía, reclamó en su despedida solución para el problema con los Biris y acabó diciendo: “Pepe Castro, marioneta”. El mandatario sevillista indicó que “eso es algo que me da igual. Es más, he hablado con esa persona para decirle que viniera al acto. Su padre estaba preocupado por lo ocurrido, pero para mí la ofensa sería que no viniera”.

Castro reconoció que “tenemos un problema, que no es pequeño, es grande con la zona Biri, que es la que más anima, la que más alienta al equipo” y en ese sentido reiteró que el club en este caso se ve obligado a seguir lo que determina la Comisión Anti Violencia. El presidente lanzó ante los fieles la siguiente reflexión: “Tenemos que pensar hacia dónde queremos llevar a este Sevilla. Estamos en un momento idílico. Nuestra economía está saneada, por primera vez tenemos dinero en los bancos, algo que no ha sucedido en la vida, y tenemos al equipo tercero, haciendo sombra a los grandes con un presupuesto cinco veces menor. Estamos haciendo cosas impensables, y en este momento idílico, ¿nos vamos a hacer daño, vamos a dejar de animar a nuestro equipo, ese que sentimos todos? No es el momento. Creo que es el momento para que todos rememos en la misma dirección, para que todos nos olvidemos de cualquier tipo de orgullo y nos olvidemos de todo lo que no sea el escudo del Sevilla, los colores, la entidad”.    

El presidente finalizó con un enérgico “viva el Sevilla” que fue coreado vivamente por los asistentes en un mar de aplausos.

Departamento de Comunicación