Maresca en la ciudad deporiva de jugador del Sevilla FC
Primer Equipo

MARESCA Y SEIS ITALIANOS MÁS EN LA HISTORIA DEL SEVILLA FC, TODOS EN EL SIGLO XXI

El peso específico que supuso Enzo Maresca -con 141 partidos disputados- no se vio reflejado después en la aportación de otros seis jugadores sevillistas con nacionalidad italiana, sumando un total de 69 encuentros entre De Sanctis (13), Guarente (13), Cigarini (16), Andreolli (9), Immobile (15) y Sirigu (3)

La centenaria historia del Sevilla FC ha tenido que esperar hasta el siglo XXI para contar en sus filas con futbolistas de nacionalidad italiana y nada menos que 128 años para que el primer entrenador transalpino, Vicenzo Montella, se siente en el banquillo del primer equipo. Curiosamente, el primer jugador italiano que arribó a Nervión, Enzo Maresca, procedente de la Fiorentina en el verano de 2005, vive ahora su segunda etapa en el seno del club nervionense, acompañando como asistente técnico del también ex jugador latino.

Maresca permaneció cuatro años en el Sevilla FC, desde 2005 a 2009, y con diferencia fue el que más huella dejó con unos magníficos números. Acumuló 141 partidos oficiales y anotó 21 goles, dos de ellos del todo inolvidables, marcados en la final de la primera Copa de la UEFA en Eindhoven, referencia mítica para todo el sevillismo. Cabe decir en puridad que ha sido hasta la fecha el único transalpino que ha triunfado en el Sevilla FC.

Tras Maresca (4 años), Guarente estuvo dos años y, los otros cinco italianos, una temporada

Dejando por encima de todos a Enzo Maresca -en su segunda etapa en el Sevilla, es de esperar que fecunda-, otros seis futbolistas italianos vistieron la camiseta sevillista. Por orden de llegada, el portero Morgan De Sanctis (07/08), los centrocampistas Luca Cigarini (10/11) y Tiberio Guarente (10/12), el defensa Marco Andreolli (15/16), el delantero Ciro Immobile (15/16) y el meta Salvatore Sirigu (16/17). Todos ellos estuvieron en Nervión una temporada, excepto Guarente que militó dos años, pero sin fortuna al no poder superar una grave lesión de rodilla.

Si Maresca acumuló 141 partidos oficiales, los seis citados futbolistas transalpinos sumaron entre todos un global de 69 encuentros. Estando ya Enzo en el Sevilla, en la 07/08 aterrizó Morgan De Sanctis procedente de Udinese: jugó 13 duelos y encajó 13 goles; ocho de Liga, cuatro de Copa del Rey y uno de la Champions League. El de Guardiagrele también dejo honda huella y gran recuerdo en el sevillismo en lo humano, antes de irse al fútbol turco (Galatasaray). Se acaba de retirar este pasado verano en el Mónaco.

Maresca acumuló 141 partidos oficiales, mientras que los demás sumaron un total de 69 duelos

Por su parte, en 2010 llegaron dos nuevos italianos, Cigarini y Guarente. El primero procedente del Nápoles, de buen trato de balón y golpeo, fue el que más intervino de los seis citados: 16 partidos y tres goles, dos de ellos recordados por los aficionados, uno en Alemania en la UEL ante el Borussia Dortmund y otro al Karpaty, de falta directa a la escuadra. Seis citas en Liga, cuatro en Copa del Rey, otros cuatro en la UEL y dos en Champions League. Se marchó al Atalanta. Del mencionado club vino asimismo un año antes Guarente. Pivote más defensivo, estuvo dos años -hasta 2012- pero solo disputó 13 encuentros, 10 en Liga y tres en la UEL, por su grave lesión de rodilla.

Andreolli e Immobile vistieron la camiseta sevillista en la 15/16 y Sirigu en la 16/17

En 2015 arribaron otros dos transalpinos, Andreolli e Immobile. El defensa (cedido) hizo viaje de ida y vuelta al Inter de Milán y fue titular fijo hasta que una lesión de larga duración en Anoeta en el tendón de Aquiles cortó de raíz su buena progresión; disputó nueve partidos, siete en Liga y dos en Champions League. La nómina de italianos en el Sevilla se completó con Immobile que llegó en dicha 15/16 procedente del Borussia Dortmund, con vitola de goleador de raza, y Sigiru en la 16/17. Ciro anotó 4 goles en 15 encuentros disputados y no logró cuajar en Nervión, como era su deseo. Ocho duelos de Liga, tres de Copa del Rey, otros tres de Champions League y la Supercopa de Europa.

El primer gol de Immobile al Real Madrid en Liga en el Sánchez-Pizjuán es aún recordado y pudo servirle de impulso. Luego hizo dos tantos al Logroñés en Copa (Las Gaunas y Nervión) y cerró su particular cuenta en casa ante el Espanyol. Tras el Sevilla, pasó al Torino y en la actualidad milita en la Lazio. El último italiano hasta la fecha fue Salvatore Sirigu, que llegó del PSG. Sólo disputó tres encuentros, dos de Liga (en uno fue expulsado en San Mamés e Iborra se tuvo que poner los guantes de portero), así como uno de Copa del Rey. Paso testimonial ante de ser cedido a Osasuna y abandonar luego el fútbol español.

Departamento de Comunicación