Previa

NERVIÓN ESPERA UN SEVILLA IMPLICADO ANTE UN RIVAL QUE APURA OPCIONES DE SALVACIÓN

El primer mandamiento es respetar al Granada -al que no gana desde 2014- pero el duelo pide un equipo comprometido en busca de pelear la 3ª plaza y dar una imagen solvente

Se disputa en el Sánchez-Pizjuán el 38º Sevilla-Granada, una cita de claro color local en toda la historia de Primera y a la que se añaden los peores números del cuadro nazarí en su balance foráneo del presente curso: cero victorias, cuatro empates (Villamarín, Mestalla, Rosaleda y Riazor) y 12 derrotas; el único equipo que no ha ganado fuera de casa este año. Es además el menos goleador a domicilio (11) y el más goleado (44), aunque en algunos pleitos no mereció perder. El primer mandamiento es respetar al rival, más aún si el Sevilla suma 4 encuentros seguidos sin ganar a los granadinos en Liga: un empate 1-1 y dos derrotas 2-1 en Los Cármenes y el 1-4 de hace casi un año en Nervión cuando los sevillistas se jugaban el prurito ganador y los visitantes la vida. Pero esta vez no es así: los de Sampaoli se juegan todo y los nazaríes llegan a 7 puntos de la salvación (que son 8) al perder sus dos partidos ante Leganés.

Toca firmar una victoria convincente ante el peor visitante, mostrando el hambre que el sevillismo desea ver en los suyos

La historia sólo es una referencia aunque en este caso los números son definitorios. De 18 duelos en el Sánchez-Pizjuán en Primera ante los granadinos, el Sevilla ganó 14, empató dos y cedió dos derrotas: 1-2 en octubre de 2011 y el citado testimonial 1-4 de mayo de 2016 (gol de Diego González). En la primera vuelta de este curso, Pereira y Lombán sorprendieron a un Sevilla desactivado que sólo hizo el 2-1 por medio de un penalti postrero en el 90’ marcado por Ben Yedder. Otro dato a resaltar es que el Granada ha disputado este año cuatro derbis andaluces y no ha perdido ninguno, con dos victorias caseras (2-1 al Sevilla y 4-1 al Betis); y dos empates fuera (2-2 en Villamarín y 1-1 en La Rosaleda). El fortín nervionense no obstante debe dictar esta vez el camino a seguir para lograr el décimo partido invicto, su mejor racha este curso. Con hambre y actitud como motores del importante choque.  

El Granada no ha perdido este año ninguno de los derbis andaluces disputados y apura sus opciones de permanencia en Primera

La cita de este viernes liguero -día en el que se estrena este año el Sevilla- tiene para los nervionenses un único escenario: no sólo vencer sino convencer. Ante el Granada toca ya una victoria sin ambages, una actuación concluyente que siente las bases para confirmar las buenas sensaciones y pelear hasta el final la 3ª plaza de la Liga, apoyado en la palanca mágica de la fortaleza roja. El reto debe ser sumar en casa 12 puntos de 12 posibles, los tres primeros este viernes. La ilusión no debe menguar ni un ápice ni nada debe desviar la atención de un colofón brillante en el que el club se juega tanto, pensando en el nuevo ciclo competitivo. La temporada 16/17 merece un lustroso final.   

La 16/17 merece un lustroso final y nada debe desviar la atención de un ilusionante broche liguero en el que el Sevilla se juega tanto

El cuadro granadinista, por su parte, se juega la salvación. Es una de sus pocas opciones de agarrar a los equipos que le preceden en la clasificación. El Leganés está a 7 puntos, que en realidad son 8, al ganarle los dos partidos el equipo madrileño. El singular grupo nazarí, con sólo cinco españoles y 20 nacionalidades, lleva tres entrenadores este año (Paco Jémez, Lucas Alcaraz y el actual Tony Adams) para tratar de enderezar el rumbo.

Por eso mismo es un equipo peligroso, por lo que se juega en el envite y porque se puede revolver ante la adversidad dando un alto nivel competitivo, como comprobó el Sevilla en Los Cármenes. Sus artilleros son Kravets y Carcela (5 goles) y Pereira (4). En cualquier caso, los de Sampaoli han de desactivar desde el inicio del duelo la reacción visitante y percutir ante la segunda defensa -tras Osasuna- más goleada de Primera (68 goles encajados por Ochoa). Es un día de mostrar toda la implicación y el compromiso necesarios, además de ofrecer a la grada buen fútbol y goles. El sevillismo no espera otra cosa.  

 

Departamento de Comunicación