• 2005-Actualidad Una época de ensueño

    2005/actualidad Una época de ensueño

    El Sevilla FC enamora a Europa. Se consiguen cinco UEFA Europa League en esto período, hito único. Se suman además una Supercopa de Europa, dos nuevos Campeonatos de España y una Supercopa de España, así como hasta seis clasificaciones a Liga de Campeones.

    En la temporada 2005/06 llega al banquillo Juande Ramos y con jugadores hasta entonces desconocidos, o en aparente declive de su carrera, comienzan a forjar un equipo campeón. Son esos primeros años del tercer siglo que conoce el Sevilla FC los que hacen que el Sevilla sueñe… y cumpla sus sueños.

    El 10 de mayo de 2006 el Sevilla FC levanta por primera vez un título europeo, la Copa de la UEFA, al vencer en el Philips Stadium de Eindhoven al Middlesbrough FC por 0-4.

    Formaban el once inicial aquel día los siguientes jugadores: Palop; Daniel Alves, J. Navarro, Escudé, David; Jesús Navas, Martí, Maresca, Adriano; Saviola y Luis Fabiano. Entraron también en juego Renato, Kanouté y Puerta.

    Este triunfo posibilitó la disputa de la Supercopa de Europa el 25 de agosto en el Estadio Louis II, de Mónaco, frente al FC Barcelona, campeón de la Champions League. El Sevilla FC se impuso rotundamente por 0-3.

    Al año siguiente se alcanzó nuevamente la final de la Copa de la UEFA, esta vez en el Hampden Park de Glasgow. El rival fue el RCD Espanyol, al que se doblegó en la tanda de penaltis, tras empatar a uno en el encuentro y a dos en la prórroga. Las paradas en la tanda penaltis, junto a su gol de cabeza en el descuento la vuelta de octavos de final en Donetsk, convirtieron a Andrés Palop en el héroe de esta copa. Este nuevo éxito suponía el tercer título europeo en doce meses.

    En este mismo 2007, arropado por más de ochenta mil sevillistas desplazados hasta la capital de España, el Sevilla FC volvía a disputar una final del Campeonato de España, ahora como Copa del Rey, venciendo 1-0 el Getafe CF en el Santiago Bernabéu. El Sevilla FC se unía así al selecto grupo que posee el Campeonato de España en sus tres denominaciones. La temporada se cerró con un tercer puesto en la Liga que le abrió la puerta de la Liga de Campeones 50 años después de su primera y hasta ese momento única participación.

    Como campeón de Copa se enfrentó en la Supercopa de España al Real Madrid, campeón de Liga, venciéndole 1-0 en la ida en Sevilla y 3-5 en Madrid, con dos goles de Renato y un inolvidable hat trick de Frederic Kanouté. Era el quinto título en menos de año y medio.

    Tristemente, días después, Antonio Puerta, que ya había vestido la camiseta nacional, autor del “gol que nos cambió la vida” abriendo las puertas de la primera final europea, caía fulminado en el primer partido de Liga en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Días después fallecía a los 23 años La zurda de diamantes.

    La racha de títulos y triunfos, unida a la buena trayectoria liguera, alzó al Sevilla FC al primer puesto del ranking de Mejor Club de Fútbol del Mundo, elaborado por la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol, IFFHS, conquistando tan importante galardón los años 2006 y 2007.

    La década que comenzó en la penuria absoluta estaba a punto de concluir, pero faltaba rematarla. El 19 de mayo del 2010, en el Camp Nou de Barcelona, el Sevilla FC se proclamó por quinta vez vencedor del campeonato de España, ganando 2-0 al Atlético de Madrid. Apenas un mes después, la selección española se proclama campeona del mundo en Sudáfrica, venciendo 1-0 al combinado holandés. Este hecho sin precedentes es tenido en cuenta por la RFEF, la cual concede en propiedad el trofeo de campeón de Copa al Sevilla FC, luciendo desde entonces en las vitrinas del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

    En enero de 2013 llega al banquillo Unai Emery, que tan sólo meses después afrontará el reto de conducir un Sevilla renovado, muy distinto al que se había encontrado. Se había producido la incorporación de catorce jugadores, y se marchaban, entre otros, sus internacionales Jesús Navas y el goleador Negredo.

    En diciembre del mismo año accede a la presidencia José Castro, que había ocupado durante la década pretérita el cargo de vicepresidente. El cambio en la dirigencia no altera el rumbo ganador de un club plenamente consolidado en sus estructuras.

    El camino hacia la gloria vuelve a pasar por Europa, poniendo el club sus miras en la UEFA Europa League, antes denominada Copa de la UEFA. En la eliminatoria de cuartos de final el Sevilla FC elimina al FC Porto portugués y en semifinales, una emocionantísima eliminatoria con el Valencia CF se decidió con un cabezazo de MBia en el tiempo de descuento. La final disputada en el Juventus Stadium de Turín frente al SL Benfica terminó sin goles, ni siquiera en la prórroga. En la tanda de penaltis, dos paradas de Beto y el lanzamiento definitivo de Gameiro dieron el triunfo al Sevilla FC.

    Como defensor del título el Sevilla FC encaraba otra temporada en la competición que le había ascendido al Olimpo europeo. En esta ocasión tuvo que cruzarse con el FC Zenit ruso en cuartos y la Fiorentina en semifinales. Esta vez fue el Stadion Narodowy de Varsovia el escenario para otra gesta. El equipo ucraniano del Dnipro supuso el último escollo. Dos goles de Carlos Bacca y uno de Krychowiak dieron la victoria al Sevilla FC 3-2. Este triunfo daba derecho al acceso directo a la fase de grupos de la Liga de Campeones de la UEFA 2015/16.

    La temporada siguiente, 2015/16, el Sevilla FC quedó clasificado tercero en su grupo de la Liga de Campeones, lo cual lo volvió a poner en la ruta de la Europa League. En cuartos de final se deshizo del Athletic Club y en semifinales del Shakhtar Donetsk. En la final, disputada en el Saint Jakob Park de Basilea, se adelantó el Liverpool FC, pero terminó imponiéndose el Sevilla FC con goles marcados por Gameiro y doblete de Coke para cerrar un marcador de 1-3. Otra vez, sí, otra vez, el Sevilla FC levantaba la UEFA Europa League. El Sevilla FC, con las dos copas de la década anterior se convertía en pentacampeón de la UEFA Europa League, y consecuentemente el primer equipo en conseguir un distintivo especial de reconocimiento en esta competición. Además, renovaba clasificación para Liga de Campeones, haciendo lo propio en el curso posterior, 2016/17.

    Títulos
    1
    欧足联欧洲联赛
  • 1995-2005 La cimentación del éxito

    1995/2005 La cimentación del éxito

    Rectificado el rumbo de la entidad, y tras superar dos descensos, se comienza a construir la base del futuro Sevilla FC. La directiva, con Roberto Alés a la cabeza, confía el devenir del club a Joaquín Caparrós y Monchi. La gestión ambiciosa del nuevo presidente José María Del Nido constituyó la vuelta a la grandeza.

    La crisis de agosto del 95 abrió la puerta a los años más difíciles del Sevilla FC.

    Tras marcha precipitada de Luis Cuervas y la asunción de la presidencia provisional por parte de José María del Nido, accede al máximo cargo Francisco Escobar, dándose inicio a un periodo marcado por los desaciertos deportivos y los desajustes económicos, que tampoco serían corregidos por su sucesor, José María González de Caldas.

    En la temporada 1996/97 el Sevilla descendió a Segunda División, donde permaneció dos años, logrando el ascenso en la temporada 1998/99, tras superar al Villarreal CF en la fase de promoción.

    En mitad de este caos deportivo e institucional tiene lugar la Junta General Extraordinaria del 15 de mayo del 97, tras la cual fue nombrado presidente Rafael Carrión.

    El siglo finaliza descendiendo de nuevo a Segunda División y con una grave crisis económica. En este delicado momento toma las riendas del club Roberto Alés.

    “No hay ni para balones”, así definía Roberto Alés su llegada a la presidencia. Impuso una economía de austeridad, en la que incluso se llegó a plantear como opción real el traslado al Estadio Olímpico de la Cartuja, y puso freno a la deriva que llevaba al club a la quiebra técnica.

    Alés contrató a Joaquín Caparrós para el banquillo y confío la dirección deportiva a Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi. La a priori arriesgada apuesta no pudo ofrecer mejores resultados.

    En la 200/01, con el equipo pensado en la renovación y el futuro, no solo se cumple el primer objetivo de hacer una temporada digna en Segunda División, sino que se proclama campeón de la misma y se logra el ascenso.

    En mayo de 2002 accede a la presidencia José María del Nido, con una apuesta fuerte y osada, llena de ambición. Con Del Nido se comienza a hablar de “salto de calidad” y de abonarse a soñar, arrancando una trayectoria ascendente que se transforma en auténtico paso adelante en lo deportivo, económico e institucional. En esta primera etapa se consolida una estructura organizativa desconocida en el club, que tiende a adaptarse a los cánones y métodos de trabajo de los grandes clubes europeos. Dicha transformación vino acompasada de los éxitos, inimaginables muchos de ellos, deportivos.

    La temporada 2003/04 comienza con un video promocional “Abónate a soñar”, en cuyo texto se decía “soñaremos con Europa”. Ese sueño significa poder participar en la Copa de la UEFA, logro que se alcanzaría con un gol de Julio Baptista en la última jornada frente a Osasuna.

    En el pretérito mes de enero de 2004 se efectuó la venta de José Antonio Reyes, la figura más destacada del equipo en ese momento, al Arsenal FC inglés, lo que permitió reducir considerablemente la deuda que arrastraba el club y disparar su crecimiento.

    Tras prácticamente una década de ausencia el Sevilla FC volvía a Europa con ilusiones renovadas y grandes retos.

  • 1975-1995 En clave de afición

    1975/1995 En clave de afición

    El club supera los obstáculos, recupera prestigio y, de la mano de Manolo Cardo, regresa a Europa en la década de los ochenta. En agosto de 1995 la masiva movilización del sevillismo se antojará crucial para evitar el descenso administrativo.

    En la temporada 1975/76, bajo la presidencia de Eugenio Montes Cabeza, se culmina la construcción del estadio. El esfuerzo económico realizado por la afición sevillista fue fundamental para la finalización de la edificación.

    El club recuperó su nombre original: Sevilla Fútbol Club, sustituyéndose sólo el vocablo football por el término castellanizado fútbol.

    Se produce también el regreso del carismático defensa central Paco Gallego.

    En 1978, y con la vitola de vigente campeón de la Copa del Mundo, llegó el argentino Daniel Bertoni, que haría compañía al cañonero Héctor Scotta, compatriota suyo.

    Un año antes, con Luis Cid Carriega de entrenador, y años después, en 1980, con Miguel Muñoz, se alcanzan las semifinales de Copa, acariciando el sueño de volver a jugar una final.

    1982 fue el año en que España acoge la Copa del Mundo de Fútbol. La elección como sede del estadio sevillista trajo consigo unas obras de remozado que modernizaron el mismo. Se construyó el mosaico que lo preside y que vino aparejado que el club adoptara el diseño del escudo reflejado en el mismo como escudo oficial. El coliseo sevillista terminaría acogiendo la semifinal Francia-Alemania.

    La temporada 1981/82, con Buyo, Nimo, Álvarez, Serna, Francisco, Montero o Pintinho, y con Manolo Cardo en el banquillo, finalizó con la alegría de clasificarse por primera vez para la Copa de la UEFA, cuando para el sevillismo era un sueño poder disputarla. Un éxito que se repitió a la temporada siguiente.

    Buyo y Francisco representaron al club sevillista en la selección española en la Eurocopa de Francia de 1984, siendo el centrocampista titular en la final frente a Francia. Francisco también acudió al Mundial de México de 1986, disputando varios encuentros.

    Hubo que esperar a la temporada que cerraba la década para volver a clasificarse para la Copa de la UEFA. Ese año, el delantero austriaco Anton Polster alcanzó 33 goles, habiendo sido el jugador sevillista que mayor cantidad de goles ha conseguido en una temporada. El buen trabajo del equipo fue recompensado con las internacionalidades con España de Jiménez y Rafa Paz en el Mundial de Italia de 1990, donde también estuvieron presentes los sevillistas Polster, Bengoechea y Dassaev.

    En el año 1992, con el cambio de legislación deportiva, llegaron al fútbol las Sociedades Anónimas Deportivas. El sevillismo respondió adquiriendo un considerable número de acciones, atomizando el accionariado de forma que no hubiera un socio mayoritario que pudiera dirigir el club a su antojo.

    En octubre de ese año llegó Diego Armando Maradona, demostrando su clase, pero con demasiados altibajos en su rendimiento como para que el equipo triunfara.

    En el curso futbolístico 1994/95 se obtuvo una nueva clasificación para la copa de la Copa de la UEFA, disfrutando el Sevilla FC del nacimiento como gran jugador de fútbol del croata Davor Suker.

    El primer día de agosto de 1995 irrumpía una noticia que haría zozobrar la nave sevillista: la LFP anunciaba que Sevilla FC y Celta jugarían en Segunda División B al no presentar en tiempo y forma un aval por el 5% de su presupuesto. En la jornada sucesiva el club andaluz hace público el documento avalador que demuestra el cumplimiento de la normativa. La respuesta del sevillismo, respaldando a su club, es abrumadora: miles de sevillistas inundan las calles de la ciudad, demostrando con esta manifestación que no puede presenciar impávido tal ataque injusto. La respuesta popular y la presión en los despachos forzarán la confección de una Liga de 22 equipos como solución al conflicto. El Sevilla FC mantenía la categoría tras dieciséis angustiosos días.

  • 1958-1975 La construcción de un sueño

    1958/1975 La construcción de un sueño

    Se inaugura el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, que no quedará finalizado hasta 1975. A pesar del esfuerzo del sevillismo para su construcción, el club atravesará un difícil momento en lo económico, lo que se traduce en un bajón deportivo. La única luz la aporta la generación de la Delantera de cristal, que disputará la Final de Copa en 1962.

    El 7 de septiembre de 1958, en partido amistoso contra el Real Jaén, queda inaugurado oficialmente el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, al que aún quedaba parte del graderío por edificar.

    Con el cambio de década se seguía disfrutando de la Delantera de cristal, Agüero, Diéguez, Antoniet, Pereda y Szalay, y una línea media mítica formada por Ruiz Sosa y el paraguayo Achucarro.

    En 1962 el equipo se proclama subcampeón de España, tras perder la final de Copa disputada contra el Real Madrid en el Bernabéu en el último minuto, con penalti fallado por Mateos, clasificándose para disputar la Recopa de Europa.

    En 1964 un jovencísimo Paco Gallego forma parte del plantel de la selección española que logra la Eurocopa frente a la URSS.

    La construcción del estadio, había supuesto un alto desembolso para las arcas sevillistas. Era la cuarta vez que el Sevilla CF acometía la construcción de su estadio, sin ayudas públicas, como en las tres ocasiones anteriores. Las deudas contraídas le obligan a desprenderse de sus mejores jugadores: Ruiz Sosa, Paco Gallego o Agüero, son ejemplos de valores de los que tuvo que desprenderse.

    El club llegó a estar al borde de la liquidación, abandonado a su suerte por las autoridades locales y las federativas. Afortunadamente, las aportaciones económicas desinteresadas de numerosos socios y la venta de los terrenos aledaños al estadio consiguieron evitar el fatal desenlace.

    En la temporada 1965/66 el Sevilla CF disputa la Copa de Ferias, cayendo eliminado ante el Dinamo de Pitesti. En la temporada 1967/68 ocurrió lo que nadie quería, el descenso a Segunda División tras 37 temporadas consecutivas en Primera, aunque ascendió al año siguiente.

    Como un espejismo de esa crisis, en la temporada 1969/70 se alcanzó el tercer puesto liguero, gracias al ímpetu que supuso la contratación como técnico del austriaco Max Merkel. Lora e Hita llegaron a la selección española, y Baby Acosta se convierte en el ariete goleador de referencia. El club participa por segunda vez la Copa de Ferias y se alcanzan unas semifinales de Copa. Presidía la entidad José Ramón Cisneros Palacios, un dirigente visionario que redujo notablemente la deuda del club y dotó a la sociedad de su ciudad deportiva.

    La crisis seguía latente, pese a los buenos resultados, y en la temporada 1972/73 el club desciende de nuevo a Segunda División. En esa temporada falleció de forma repentina el jugador Pedro Berruezo en el transcurso un partido en el Municipal de Pasarón frente al Pontevedra CF. Aquella desgracia sumió a la entidad en una profunda depresión, y tuvo al equipo ocupando las cotas deportivas más bajas de su historia, tres temporadas consecutivas en Segunda División.

    Bajo la presidencia de Eugenio Montes Cabeza, se logra la estabilidad institucional que faltaba y en la temporada 1974/75 el equipo asciende a Primera División. Debutan en estos años jugadores emblemáticos como Blanco, Biri-Biri, Sanjosé, Montero, Jaén, Paco o Rubio.

  • 1948-1958 Un decenio de aspiraciones

    1948/1958 Un decenio de aspiraciones

    La generación campeona de Liga continúa campeonando: llega el tercer Campeonato de España. En 1955 Arza se hace con el Pichichi. Fallece un año más tarde Ramón Sánchez-Pizjuán. Arranca la construcción del estadio que llevará el nombre del malogrado presidente. El club participa por primera vez en la Copa de Clubes Campeones Europeos, la actual Liga de Campeones.

    En 1948, cuando los presidentes dejaron de ser designados por la autoridad correspondiente, los socios del Sevilla CF volvieron a elegir en legítima asamblea a Ramón Sánchez-Pizjuán presidente del club.

    Ese mismo año el Sevilla CF se proclamó campeón de Copa de España por tercera vez. Esto sucedió el 4 de julio en Chamartín, venciendo al RC Celta de Vigo por 4-1. Los pupilos de Patricio Caicedo pasaron por encima de un gran rival que contaba entre sus filas con grandes jugadores como Pahiño, Aretio y Miguel Muñoz. Un gol de Arza y tres de Mariano bastaron para sobreponerse al tanto inicial vigués, que veía como sus esperanzas se veían truncadas al ser el Sevilla CF justo vencedor. Joaquín, defensa alcalareño, sería el encargado como capitán de recibir el trofeo que acreditaba al club hispalense como campeón de España.

    El buen hacer durante este período de Antúnez le llevó a ser seleccionado con España para el Mundial de Brasil de 1950, donde cuajó una brillante actuación en el partido frente a Estados Unidos.

    El Sevilla CF comienza la década proclamándose subcampeón de Liga en 1951 y con el sueño del nuevo estadio en la mente de su presidente. Aquel subcampeonato resultó muy sonado a la par que controvertido, puesto que el trencilla Azón y su asistente Saz anularon a los sevillistas un polémico gol anotado por Araujo que hubiese supuesto conquistar el título.

    Posteriormente llegaría al club Helenio Herrera, el cual alcanzó el registro de entrenador con más victorias sevillistas en aquel momento. Su trayectoria se tradujo en importantes clasificaciones, llegando a conseguir un subcampeonato de Copa en 1955 y un nuevo subcampeonato de Liga en 1957, que le sirve al club para clasificarse para la máxima competición internacional de clubs, la Copa de Europa.

    Va a ser con HH en el banquillo cuando Arza se proclame máximo goleador en el campeonato de Liga y, por tanto, se le conceda el Trofeo Pichichi. El interior navarro materializó 29 goles en 29 partidos.

    En esta época, además de Antúnez, son internacionales Arza, Busto, Ramoní, Guillamón, Valero, Domenech, Pepillo y Marcelo Campanal, capitán de la selección española, y considerado el mejor defensa central de Europa.

    En 1956, de manera repentina, fallece Ramón Sánchez-Pizjuán. El insigne mandatario fenecía antes de ver cumplido el sueño del nuevo estadio, en cuyo honor, y a petición de los socios, se rotuló con su nombre.

    La temporada posterior, es decir la 1957/58, debuta en la Copa de Clubes Campeones Europeos, actual Liga de Campeones, alcanzando unos meritorios los cuartos de final de la Copa de Europa.

  • 1939-1948 ¡Campeones de Liga!

    1939/1948 ¡Campeones de Liga!

    La infalible delantera Stuka trae a las vitrinas del club un nuevo Campeonato de España, el segundo. En 1946 el Sevilla FC se alza por fin con el título más preciado: el Campeonato Nacional de Liga.

    Una vez reanudadas las competiciones durante la última etapa de la Guerra Civil Española, el 25 de junio de 1939, en el estadio de Montjuic, el Sevilla FC se impone al Racing de Ferrol 6-2 en una nueva final, conquistando su segundo Campeonato de España, ahora bajo la acepción Copa del Generalísimo. Dirigía el equipo por aquel entonces todo un pilar del Club: Pepe Brand, quien años antes, en su etapa de jugador, había deleitado a los sevillistas con su juego.

    En esos años se hizo célebre su delantera, conocida como los Stukas, formada por López, Torrontegui (o Pepillo), Campanal, Raimundo y Berrocal.

    A comienzos de la década de 1940 el Sevilla cambia, por disposiciones legales, el nombre inglés con el que fue fundado en 1890 por la españolización del mismo, pasando a ser Sevilla Club de Fútbol y Ramón Sánchez-Pizjuán es sustituido en la presidencia del club.

    El Sevilla CF se consolida entre los principales equipos españoles, con importantes clasificaciones en las diferentes competiciones que disputa. En 1940 alcanza el subcampeonato de Liga, tras empatar con el Hércules de Alicante, perdiendo el título a falta sólo de 15 minutos para terminar la competición. En 1943, ahora bajo las órdenes de Patrick O’Connell, vuelve a ocupar el segundo puesto en Liga.

    La nómina de jugadores se había visto espléndidamente mejorada con la llegada de mitos como Andrés Mateo, Alconero, Busto, Arza, Domenech, Araujo o Antúnez.

    En la temporada 1945/46 el Sevilla CF se situará en el peldaño más alto del fútbol patrio, resultando campeón de Liga. El equipo entrenado por Ramón Encinas llegaba a la última jornada con un punto de ventaja sobre el Barcelona CF y todo quedaba pendiente del envite frente a los culés en su feudo. Los catalanes eran campeones si lograban ganar ante su público, pero al Sevilla le bastaba el empate. El partido se antojaba como una verdadera contienda final. El abarrotado estadio de Les Corts vio como un gol de Araújo en el minuto 7 era suficiente para alcanzar un definitivo empate a uno, lo que dio el título liguero a los sevillanos. La alineación de aquel día fue: Busto; Joaquín, Villalonga; Alconero, Antúnez, Eguiluz; López, Arza, Araujo, Herrera y Campos.

    La vuelta de los campeones de Liga a Sevilla fue todo un acontecimiento. La expedición, que viajaba en autobús, paraba en cada ciudad y pueblo donde se lo solicitaban. Córdoba o Carmona fueron algunas de las ciudades donde la comitiva se apeó. En Sevilla los balcones engalanados recibían a los triunfadores, que en loor de multitudes fueron recibidos en el Ayuntamiento por el pleno y el alcalde. La entrega de la copa se realizaría siete días después en un partido homenaje en el Estadio de Nervión donde compitieron el campeón y el Granada CF.

  • 1928-1939 Los primeros títulos nacionales

    1928/1939 Los primeros títulos nacionales

    El club se asienta en Nervión y continúa intratable en el Campeonato de Andalucía. En 1935 llega el primer gran éxito a nivel nacional: el Sevilla FC se proclama campeón de la Copa Presidente de la República. Análogamente el equipo amateur vencerá el Campeonato de España en 1935, y repetirá título en 1936.

    El 7 de octubre de 1928 se inauguró el Estadio de Nervión, sito a escasos metros del actual estadio.

    Es en este momento cuando se crea el Campeonato Nacional de Liga en España y el Sevilla FC no tiene cabida inicialmente por no poseer la condición de campeón o subcampeón de España. Quedaba una plaza libre para la que se disputaron diversas eliminatorias, en las que resultaron finalistas el Sevilla FC y el Real Santander Racing Club, que fue quien la obtuvo, no pudiendo acceder los sevillistas a la primera competición disputada de la Primera División.

    Ese año se proclamó campeón de Segunda División, siendo la única vez que el campeón no accedía directamente a Primera, por lo que tuvo que enfrentarse a una promoción, de nuevo frente al equipo cántabro, sin poder conseguir tampoco esta vez el objetivo.

    En 1932 accede a la presidencia el carismático abogado Ramón Sánchez-Pizjuán revitalizando al club y devolviendo la competitividad que parecía perdida.

    El 18 de febrero de 1934, el equipo sevillista consiguió el ascenso a la Primera División, tras derrotar al Atlético. El desplazamiento a Madrid fue multitudinario para arropar al equipo en la consecución del triunfo. Desgraciadamente, lo que era una fiesta se truncó en luto. En el viaje en tren de regreso se produjo un accidente que costó la vida a varios seguidores y más de medio centenar resultaron heridos, como no podía ser de otra forma, no hubo celebración del ascenso.

    Esta buena campaña hizo que Guillermo Campanal y Fede se estrenaran con la selección epañola en el Mundial de Italia, viajando también el guardameta Guillermo Eizaguirre, pese a que estaba lesionado. El entrenador de la selección era el del Sevilla, Ramón Encinas Dios.

    El 30 de junio de 1935 llegó el primer título nacional, el primer Campeonato de España, en su denominación Copa Presidente de la República. El Sevilla FC, tras eliminar, entre otros, al Madrid CF y al Atlético de Madrid, se enfrentó en la final al CE Sabadell, venciendo 3-0. Ese mismo año el equipo amateur también consiguió el Campeonato de España, revalidando el título en 1936.

  • 1913-1928 Eterno Campeón de Andalucía

    1913/1928 Eterno Campeón de Andalucía

    Figuras como Paco Alba y Kinké encumbraron al Club en un período de hegemonía a nivel regional. Son los años de la Escuela Sevillista, de la Línea del miedo (con los inolvidables Brand y Spencer), del internacional Herminio, del capitán Ocaña y del debut de una incipiente estrella: Eizaguirre.

    El ímpetu del presidente Miró llevará a que el 1 de enero de 1913 el Sevilla FC inaugure el que sería el primer campo de sport con terreno de juego reglamentario de Andalucía. Las instalaciones tomarían el nombre de la entidad, auténtica nodriza en estos primeros años, que le cedió su caseta de Feria como vestuarios, el Centro Mercantil.

    Además el club contará también desde inicios de dicho año con su primer medio de comunicación oficial: la revista quincenal Sport Sevillano.

    En 1914, Francisco Javier (Paco) Alba es elegido presidente y solventa un conato de crisis institucional, que hubiera podido a llegar a ser grave si no es por la acertada gestión del presidente. El proceso de fusión de la Sociedad Sevilla Balompié y el Real Betis Football Club, auspiciado por la familia Rodríguez de la Borbolla, sembró dudas en el seno de la sociedad blanca, que fueron conjuradas por el presidente. A partir de 1915, la rivalidad futbolística local tendrá como protagonistas al Sevilla FC y al Real Betis Balompié.

    La creación del Campeonato de Andalucía, competición que daba acceso al Campeonato de España, supuso un nuevo reto para el club sevillano, que sería finalista en su primera edición y se proclamaría campeón en la segunda.

    El 21 de octubre de 1918 el Sevilla FC inaugura su segundo campo de sport, esta vez en la Avenida de la Reina Victoria, la cual daría nombre al campo. Son los años de los Campeonatos de Andalucía casi sin solución de continuidad (todos, menos un subcampeonato entre 1917 y 1928), lo cual le valdría que al club le llamasen el eterno campeón de Andalucía.

    Spencer, Kinké o Brand, con su juego de filigrana y pase corto, inventando la Escuela sevillista, tuvieron mucho que ver, sobre todo a raíz de la recordada semifinal de copa frente al Athletic Club de Bilbao en 1921, ganada ampliamente por los sevillistas en el terreno de juego, y perdida en los despachos por alineación indebida.

    La participación del club en el Campeonato de España y su hegemonía el Campeonato de Andalucía hace que el resto de España reconozca el preciosista juego del, entonces llamado, equipo merengue, prestigio que se incrementará allende nuestras fronteras, con las primeras excursiones al extranjero (Lisboa, Orán...) y los amistosos con afamados equipos internacionales (Oporto, Rapid de Viena o Sporting de Portugal entre otros muchos).

    Herminio y Spencer fueron los primeros sevillistas en jugar en el combinado nacional, en 1923, en el partido en el que la selección española jugaba por primera vez en Andalucía, en el Campo de Sport de la Reina Victoria. Tanto este partido, como una final del Campeonato de España, disputada por el FC Barcelona y el Arenas de Guecho, son hitos que consigue traer para la ciudad el Sevilla FC, entonces presidido por un ilustre personaje, como Manuel Blasco Garzón.

    En 1926, mientras sus compañeros disputaban un partido de la Copa de España contra el Real Madrid, fallecía Enrique Gómez Muñoz, Spencer, marcando simbólicamente el declive del primer gran plantel sevillista de la historia.

  • 1905-1912 En busca del modelo de club

    1905/1912 En busca del modelo de club

    La culminación del proceso registral y la organización administrativa del Club configuran un nuevo horizonte prometedor. El partido a beneficio de las víctimas del terremoto de Mesina afianzó al Sevilla FC entre las instituciones más importantes de la sociedad sevillana.

    Al igual que ocurrirá con el resto de clubes decimonónicos, el Sevilla Football Club culminará a principios del siglo XX su inscripción registral. De este modo, el 23 de septiembre de 1905, se celebró la asamblea en la que se aprobaron los estatutos y se eligieron cargos directivos, con objeto de presentarlos a inscripción en el registro de asociaciones, trámite culminado el 14 de octubre de 1905, bajo la presidencia de José Luis Gallegos.

    En aquellos años, a falta de equipos locales con los que competir, los partidos se disputaban entre miembros del club, habitualmente entre bandos de ingleses y españoles de la misma sociedad.

    Contados fueron los partidos contra otros clubes, destacando por su importancia el celebrado en enero de 1909, a beneficio de los damnificados por el terremoto de Mesina, frente al Recreativo de Huelva, que supuso la presentación del club ante la sociedad sevillana. Con camiseta y pantalones blancos, y un brazalete negro en señal de duelo, el Sevilla FC salió a jugar encontrándose Valenzuela en la portería; en defensa Kirkwood y Benito Romero; en la media Castañeda, Ramos y García Martínez; en la delantera José Lafita, Paco Alba, Wood, Bezard y Mackenzie.

    Este decenio supondrá el auténtico despegue del club, tanto en su organización como deportivamente. La competencia generada por la aparición de nuevos clubs en la capital andaluza redundará en la mejora de los elementos del Sevilla Football Club, que perfeccionarán su forma de juego en aspectos técnicos y tácticos.

    El 14 de febrero de 1909 tuvo lugar el primer partido de fútbol entre dos sociedades sevillanas distintas: el tercer equipo del Sevilla FC y el primero del Sevilla Balompié. El encuentro disputado en el Prado de San Sebastián se saldó con victoria de los primeros por 4-0.

    En lo sucesivo se constatan partidos contra el Recreativo de Huelva, Sevilla Balompié, Recreativo de Sevilla, entre otros, así como encuentros organizados con tripulaciones de barcos que atracaban en el puerto sevillano, como es el caso de la tripulación del yate Meckong.

    Con la llegada a la presidencia de José María Miró Trepat, empresario de procedencia catalana, el club se dota de sus primeras estructuras estables. Miró era un dirigente con experiencia dilata en el mundo del deporte, pues con anterioridad había sido el segundo presidente de la historia del RCD Espanyol de Barcelona.

  • 1890-1904 La fundación

    1890/1904 La fundación

    El 25 de enero de 1890, un grupo de jóvenes, mitad británicos y mitad españoles, fundan el Sevilla Football Club. Edward Johnston, Isaías White y Hugo MacColl serán presidente, secretario y capitán respectivamente.

    “The ‘Club de Football de Sevilla was duly formed and officebearers elected”

    “El Club de Football de Sevilla estaba debidamente constituido y con sus cargos oficiales electos”

    Estas palabras aparecieron el 17 de marzo de 1890 en The Dundee Courier (Escocia). Del artículo se desprende la fecha del 25 de enero de 1890 como la de constitución del club, pues con arreglo a la legislación vigente (Código Civil), la existencia y adquisición de personalidad jurídica de la sociedad dependían exclusivamente de un acuerdo de voluntades de los socios y signos públicos de ejercicio de su objeto social.

    Dicho y hecho. Aquel día se le puso nombre a la entidad, se eligieron los cargos directivos y se decidió jugar conforme a las reglas de la Federación inglesa, Association rules, en el original, empezando las prácticas de juego como club al día siguiente.

    El día 8 de marzo se disputa en el hipódromo de la Sociedad de Carreras de Caballos, en la dehesa de Tablada, la primera partida de football, entre dos clubs constituidos y bajo las Association rules, en suelo español, frente al Huelva Recreation Club. Este primer encuentro finalizó con resultado 2-0 a favor del club hispalense.

    Edward F. Johnston fue el presidente fundador; Isaías White, el secretario; y Hugo Maccoll, el primer capitán.

    Trabajadores y directivos de empresas de origen británico como la naviera MacAndrews; o de servicios y suministros gestionadas por capital extranjero, como la electricidad, el agua de la Seville Water Works, o los tranvías; la fundición Portilla & White; aportaron los futbolistas pioneros del club. A estos se fueron uniendo los jóvenes que regresaban de estudiar en el extranjero, donde aprendieron a jugar al fútbol.

    Durante la última década del siglo XIX, serán frecuentes las partidas de football entre los tres principales y únicos clubes existentes en la región: Sevilla FC, Huelva Recreation Club y Riotinto.

    Así, a principios del XX, se continúa jugando al football en Sevilla, aunque ahora se hacía de forma casi clandestina, buscando cobijo de los gamberros de la época, los llamados zulús, de ahí la parquedad de noticias. Eran encuentros en los que se cargaba a hombros con los palos de las porterías. Un corralón privado dentro de las instalaciones de la fábrica de vidrio La Trinidad, espacios extramuros del núcleo urbano, junto a la Laguna de Los Patos, la huerta de San Francisco, el Prado de San Sebastián, la Huerta de Mariana, junto a Eritaña, o cerca del Guadaira, en el campo de prácticas de ingenieros en el cortijo de Pineda, también fueron escenarios de esos pioneros sevillistas.

    Antiguos y nuevos elementos del grupo, siendo consecuentes del panorama reinante y las ventajas que podría otorgarles, deciden en octubre de 1904 comenzar el proceso para registrar la sociedad sevillista.