Temporada
1958/Actualidad
Descripción

Tras 30 años el viejo Nervión comenzaba a quedarse pequeño y antiguo. Las nuevas exigencias del fútbol requerían comodidades y capacidades que el vetusto campo no podía satisfacer. Es por ello que el día 7 de septiembre de 1958 sea inaugurado el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán en un partido contra el Real Jaén que concluye con empate a tres goles. El nuevo estadio se encontraba junto a los terrenos del anterior terreno de juego.

La idea de la construcción del nuevo estadio se plantea en noviembre de 1937, es el momento donde Ramón Sánchez-Pizjuán negocia con Pablo Armero la compra en propiedad el estadio de Nervión y un solar anexo de 42.000 metros cuadrados donde se construiría el nuevo estadio.

El proyecto de este nuevo estadio data del año 1954. En enero de ese año, el Sevilla convoca un concurso de ideas para el proyecto de la construcción de un nuevo campo con una capacidad no inferior a 50.000 espectadores.

El concurso lo gana en lo referente al bosquejo del nuevo estadio, el arquitecto Manuel Muñoz Monasterio, que había construido años antes el Santiago Bernabéu y Mestalla, y que estaba a punto de comenzar la construcción del Ramón de Carranza de Cádiz. Las 50.000 pesetas que de las que estaba dotado el bosquejo ganador las consigue el arquitecto madrileño. Este proyecto es premiado y aceptado y al propio Sr. Monasterio se le encarga el proyecto definitivo.

El proyecto aprobado consistía en un estadio con capacidad para 70.329 espectadores. 20.329 sentados y 50.000 de pié, repartidos estos entre ambos goles y la grada alta de Fondo.

El fallecimiento repentino del presidente Sánchez-Pizjuán el 28 de octubre de 1956 le impide ver realizado el sueño de su vida, pero los presidentes que le suceden, en especial Ramón de Carranza y Gómez-Pablos, Marqués de Soto Hermoso, promete sobre el cadáver de Sánchez-Pizjuán que su sueño sería una realidad. El día 2 de diciembre del mismo año, 36 días después del fallecimiento del insigne presidente, se coloca la primera piedra del nuevo estadio. La construcción del mismo se realizó en un tiempo récord de 22 meses y 6 días. El estadio Ramón Sánchez-Pizjuan se inaugura y abre al público sin la parte alta de los goles y con la tribuna alta de preferencia a medio terminar. A lo largo de la temporada se culmina la zona de preferencia. Los goles tienen que esperar hasta 1975. En el mes de septiembre de 1959, se juega un partido amistoso contra el Bayern de Munich que sirve para inaugurar la iluminación artificial. La primera iluminación eléctrica está compuesta de cuatro torres instaladas en las esquinas del estadio, el montaje se le encarga a la empresa Abengoa y tiene una potencia de 250 LUX, lo que era casi el doble de la iluminación que tenían los mejores estadios de Europa en aquel momento.

La obra la iba a realizar en un primer momento la empresa Agromán, pero finalmente se aceptó la propuesta de la empresa catalana Ingar que había realizado el Camp Nou del FC Barcelona y que ofrecía la obra más barata y en mejores condiciones de pagos. Para el pago de la obra, calculado en 50 millones de pesetas, se constituyen 100.000 obligaciones al precio de 500 pesetas. Las subscripciones se emiten a partes iguales entre el Banco Español de Crédito y la Caja Provincial de Sevilla.

Entre los últimos meses de 1974 y los primeros de 1975 se realizó el cierre definitivo. El coste del cerramiento se eleva a 78 millones de pesetas. Para el pago de estos gastos se venden numerosas entradas de la fila 0 y entradas simbólicas de 50 y 100 pesetas. El apoyo financiero de Gabriel Rojas fue vital para esta obra. El 7 de septiembre de 1975, se inaugura la grada alta de Gol Sur en el partido contra Las Palmas, el 26 de octubre de 1975, se inaugura la grada alta de Gol Norte en el partido contra el Valencia.

En 1982, por disposiciones legales, su capacidad se reduce a 66.000 espectadores, remodelándose gran parte del estadio para acoger una semifinal del Campeonato del Mundo de 1982, concretamente el partido Francia-Alemania. Se retiran las vallas instaladas en los años setenta y se construye un foso alrededor del campo. Se instala la visera en la grada de Preferencia y el artista Santiago del Campo construye un precioso mosaico que se instala en la fachada de preferencia. Estas obras se elevan a 400 millones de pesetas.

En 1986, el 21 de abril, se disputa la final de la Copa de Europa entre el FC Barcelona y el equipo rumano de Steaua de Bucarest.

En 1996, la UEFA impone un decreto por el cual todos los campos deben tener todas sus localidades de asiento. De esta forma la capacidad del Sánchez-Pizjuán se reduce considerablemente hasta quedarse en 42.714.

En 2015 se inicia una nueva obra de remodelación integral. Entre otras intervenciones se cuentan las siguientes: sustitución del color de los asientos, pasando éstos a ser rojos en su mayoría, recubrimiento de la fachada exterior con una piel metálica con iluminación LED, renovación de todos los ambigús y aseos, instalación de dos nuevos vídeos marchadores y remplazamiento de las vallas de separación entre por vidrios. En la actualidad continúan las tareas de remozado.

Por último, es necesario añadir que en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán la selección española nunca ha perdido ningún partido, desde el primero jugado en 1961 hasta el último disputado en 2015. En total han sido 25 encuentros, con un balance de 20 victorias y 5 empates.