Celebración del 2-3 en el Villarreal-Sevilla de la 17/18
Previa

CITA DECISIVA PARA DEMOSTRAR QUE EL SEVILLA TIENE AÚN MUCHO QUE DECIR ESTE CURSO

Con el sevillismo insuflando todo el espíritu nervionense, el Sevilla FC-Villarreal CF de este sábado es el punto de inflexión liguero para el impulso definitivo de los de Montella en el tramo final del campeonato ante un rival de su misma liga que también muestra irregularidad a domicilio, ganando en el Bernabéu o Mestalla y perdiendo sin embargo en casa del colista en su última salida

Todo suma. La vivida aventura europea es el mejor estímulo para que los de Montella alcen el vuelo en el tramo decisivo de LaLiga. El refuerzo en la confianza en sus posibilidades como equipo, tras decir adiós a la Liga de Campeones en los cuartos de final con un balance altamente positivo, hace que los aficionados esperen ver con toda la convicción -en la competición liguera- al gran Sevilla conocido. Al margen de los esfuerzos de élite realizados, este Sevilla tiene aún mucho que decir en este curso. Y lo va a decir.

No se trata de valorar ahora la mayor o menos dificultad del calendario previsto, con relación a otros rivales que pelean por los puestos que dan derecho a jugar el próximo año en Europa. Se trata de afrontar el reto con la exigencia y la obligación de ganar el mayor número de partidos, empezando este sábado ante un directísimo rival, al que ya le venció en su estadio (2-3), tras ir perdiendo 2-0. Un reflejo más del lema ‘nunca se rinde’, remontando el tanteo adverso con goles Lenglet, Mudo Vázquez y Banega de penalti.

Todo suma; la reforzada imagen del equipo, su fuerza mental, la comunión con el sevillismo y depender de sí mismo en las siete finales ligueras

Este sábado empieza la hora de la verdad. Y en el zurrón sevillista va la reciente experiencia acumulada -que suma en positivo- y el hecho de depender de sí mismo. Son siete jornadas ligueras, cuatro en Nervión y tres visitas. Y además sin el trasiego de viajes en los cuatro últimos duelos ya que en mayo no sale de la ciudad: Real Sociedad, el aplazado intersemanal del Madrid por la final de Copa, el derbi y el Alavés; todos en Sevilla. Pero el partido a partido se inicia ante los castellonenses, cita que exige ya una victoria, algo que no se logra desde principios de marzo: un total de seis encuentros disputados por los de Montella, entre Liga y Champions, 4 derrotas y 2 empates. Toca ganar como precepto de obligado cumplimiento.

El Villarreal de Javi Calleja es un rival siempre peligroso y ahora más correoso que alterna -tanto en casa como fuera- grandes partidos con actuaciones irregulares. En este caso -a domicilio- firmó dos empates a uno en el Wanda Metropolitano y San Mamés o dos triunfos de peso (ambos por 0-1) en el Bernabéu y Mestalla. Es decir, ha respondido bien en los feudos de los grandes. De ahí su fuerza y peligrosidad. Magníficos resultados que, sin embargo, ha unido a derrotas en Anoeta (3-0), Getafe (4-0), Eibar (1-0) o la más reciente ante el colista Málaga (1-0) en La Rosaleda. Siete derrotas como foráneo y tres empates, pero en cambio seis victorias de mérito.

El ex sevillista Bacca (10) es el goleador amarillo; ambos equipos suman una cifra baja de goles a favor, los levantinos (41) y los sevillistas (39)

Con la marcha a China de su otrora goleador Bakambu (9 tantos antes de salir), el ex sevillista Bacca (10) he quedado como referencia atacante de los amarillos. El colombiano es escoltado a distancia por Enes Ünal (5) y Sansone (4). Su balance en goles es positivo (+4), pero con sólo 41 goles -junto al Sevilla con 39- son los dos equipos de los nueve primeros clasificados con los peores números de tantos a favor. A ello se une el -11 del balance nervionense que requiere una corrección evidente basada en efectividad y solidez en las dos áreas, respectivamente.

En ambos equipos se esperan cambios, pero el gen sevillista no rota nunca y menos cuando se juega todo

La historia de enfrentamientos entre sevillistas y villarrealenses favorece a los blanquirrojos de forma clara en Nervión: 15 duelos en Primera, los amarillos sólo lograron dos triunfos (el último 1-2 en febrero de 2012), junto a dos empates y 11 victorias locales. En las cuatro citas más recientes, el Sevilla venció 4-2 en Nervión, se repartieron dos 0-0 en la 16/17 y en noviembre pasado el 2-3 citado de La Cerámica en la presente liga. En otro orden, en ambos equipos se esperan cambios por rotaciones o lesiones, pero el gen sevillista no rota nunca y menos cuando se juega todo. Un ADN de orgullo que debe surgir pujante este mediodía sabatino en el Sánchez-Pizjuán, clave de la ilusionante remontada liguera.

 

 

Departamento de Comunicación