Imagen del derbi del Sahara
Fundación

JUGAR UN DERBI EN LA HAMADA, UN SUEÑO SOLIDARIO PARA ILUSIONAR A LOS NIÑOS DEL SAHARA

Proyectos solidarios hacen que el fútbol adquiera un valor añadido. Desde la ciudad de Sevilla, Mohandi junto a Ángel y otros compañeros, han hecho posible disputar un derbi sevillano en los campos de refugiados del desierto del Sáhara. Con mucho trabajo aún por hacer, este proyecto ya ha dado un gran paso en el que el fútbol pasa a un segundo plano para dar pie a la solidaridad

El fútbol traspasa fronteras, esto puede sonar a topicazo, pero no por eso deja de ser cierto. Cada verano niños saharauis visitan Andalucía y otras ciudades de España en busca de una familia de acogida. Con ella, cargados de ilusión, estos niños se empapan del ambiente de cada casa, donde el fútbol casi siempre tiene un lugar preponderante. “Al final esa pasión de tu familia se contagia, acabas viviendo el fútbol como el que más”, cuenta Mohandi Abdelay, uno de esos niños que fue acogido por una familia sevillana hace ya varios años, y protagonista de una historia en la que la ilusión de los más pequeños gana por goleada.

Lo cierto, es que no todos los niños saharahuis tienen la suerte de visitar España y recibir esa ayuda para escapar de la escasez y las duras condiciones del desierto. Muchos de los afortunados se sienten en deuda con su pueblo y aunque han encontrado la oportunidad de residir en España, tratan de ayudar a esos niños con distintos proyectos. Uno de esos niños es Mohandi Abdelay. Mohandi visitó España por primera vez en el verano de 1997 y se instaló definitivamente en Olivares en 2001. Poco a poco se fue contagiando de fútbol y tras formarse como entrenador en una época en la que Andrés Palop fue su referente, intentó usar el deporte como vía para ayudar al resto del pueblo saharaui.

Mohandi, junto a Ángel Cotán y varios compañeros, decidieron apostar por el proyecto Jugar en La Hamada. Poco a poco la iniciativa fue tomando forma hasta el punto de dejarnos un acontecimiento insólito en el fútbol: un derbi sevillano en el campamento de Dajla, a miles de kilómetros de la capital de Andalucía.

Estos niños, por su proximidad con Andalucía y sus familias sevillanas, acaban viviendo el derbi con gran pasión. Gracias a la ayuda de la Federación Andaluza de Fútbol, el Ayuntamiento de Olivares y la colaboración de la Fundación del Sevilla FC y del Betis, el proyecto salió adelante. “Con el derbi todas las familias inculcan pasión pero también valores”, destaca Ángel, haciendo referencia al carácter solidario que han intentado trasladar a una zona con tantas carencias como el Sáhara.

El encuentro solidario comenzó cargado de ilusión, pero también con mucha tensión, no en vano, un partido de fútbol siempre es un partido de fútbol. Cuando los sevillistas se adelantaron en el marcador, las condiciones climatológicas sorprendieron a los jugadores y aficionados. “El viento siroco nos sorprendió a todos y al no contar con infraestructuras tuvo que interrumpirse el partido, pero solo con ver que iban a vestir las camisetas se veía la cara de ilusión de los niños”. El partido acabó suspendiéndose, con marcador favorable para los nervionenses, si bien el resultado era lo de menos, pues los ojos cargados de ilusión de los más pequeños eran los verdaderos ganadores.

Con la satisfacción de haber dado un gran paso adelante, Mohandi y Ángel ya piensan en la siguiente aventura: conseguir que el pueblo saharaui pueda disfrutar de unas instalaciones deportivas. Gracias al valor humano del deporte y al arrojo de estos dos vecinos de Olivares, la Fundación del Sevilla FC continúa traspasando fronteras y ayudando a los que están obligados a vivir el fútbol de la manera más rudimentaria.

Departamento de Comunicación