Afición del Sevilla FC en el Allianz Arena
Primer Equipo

LA NOCHE EN LA QUE EL ALLIANZ ARENA ENMUDECIÓ PARA OÍR EL HIMNO DEL CENTENARIO

La afición sevillista, pese a estar en franca minoría en el imponente estadio del Bayern, no dejó de animar a los suyos en ningún momento y dio una gran muestra de civismo en las horas previas

Desde que salió el sorteo de cuartos de final, la afición sevillista sabía que pasar a semifinales era una empresa muy complicada. Sin dejar atrás ese gen competitivo que obliga a pelear en todas las circunstancias, los sevillistas tenían claro que tocaba disfrutar de cada minuto en esa ronda a la que tanto había tocado volver. Lo hizo en Nervión pese al marcador y también en Alemania, donde tuvo lugar el mayor desplazamiento histórico del sevillismo en una cita de Liga de Campeones.

Después de que en la ida no se registrase ni un solo conato de enfrentamiento entre las aficiones, ayer ambas volvieron a convivir en el centro de Múnich y también en el Allianz Arena, que pudo observar cómo el Sevilla FC era apoyado en todo momento por los suyos. Ya a la salida de los equipos pudieron disfrutar del himno del Centenario desde las butacas más altas del estadio, pero la circunstancia más sorprendente se dio en los minutos finales. Cuando ya la eliminatoria estaba casi imposible, los nervionenses no dudaron a volver a entonar los sones del Arrebato.

Y en una enorme muestra de respeto, toda la afición alemana se quedó en silencio para que únicamente se escuchase a los sevillistas, lo que dejó paso a una ovación por parte de los más de 70.000 aficionados que llenaban las gradas. El Sevilla FC dice adiós a la Champions, pero dejando una vez más su impronta tanto dentro del campo, donde peleó hasta la última gota de aliento, como en la grada, donde recibió la admiración de uno de los estadios más imponentes del panorama europeo.

Departamento de Comunicación