Partido entre el Sevilla FC y el Real Betis
Previa

EL SEVILLA DE CAPARRÓS AFRONTA OTRA ‘FINAL’ Y NADA INTIMIDA SU FE EN EL 9 DE 9

Hacia tiempo -por la superioridad manifiesta de los nervionenses en la llamada cita de máxima rivalidad sevillana- que un Real Betis-Sevilla FC, en el ocaso además del vigente torneo liguero, no se presentaba con la igualdad y el escenario del reto europeo de ambos. El Sevilla de Caparrós, tras su pleno incuestionable de 6 de 6, vuelve a afrontar la cita no sólo con la convicción en la victoria, sino con el bagaje innato de una rebeldía a prueba de sinsabores. Que sean otros los que duden.

A escena el partido de la máxima rivalidad sevillana -el derbi para las nuevas generaciones- que detiene todos los relojes y acelera los pulsos de los que han vivido desde niños una cita sin parangón en el planeta fútbol. Este Real Betis-Sevilla FC llega con el mejor de los atractivos, con las espadas en todo lo alto. Un duelo en la cumbre en el que debe primar el fútbol, la deportividad, la fiesta del balompié hispalense.

Hace 12 años (en abril de 2006) que los nervionenses no pierden -en Liga- en terreno heliopolitano: cinco empates y tres victorias, la más reciente en febrero de 2017, con gol inicial de libre directo de Durmisi y, a partir de ahí apareció de nuevo el gen innato de los sevillistas que remontaron con tantos de Mercado e Iborra. Esta referencia es válida para reflejar que el carácter se demuestra en el césped, no en la teoría.

La experiencia en derbis es un grado y el Sevilla actual ha retomado su gen ganador y su ambiciosa mentalidad

Es una evidencia que la figura de Joaquín Caparrós ha supuesto el catalizador esencial para que afloren -y de qué manera- las virtudes de unos futbolistas que han demostrado ya este curso todo el talento, implicación, garra y fútbol que atesoran. La intensidad mostrada este pasado miércoles ante el Real Madrid es un dato contrastado y el objetivo de sumar en esta tercera ‘final’ un 9 de 9 es la convicción absoluta del equipo y cuerpo técnico, con independencia de la dificultad del reto y ante un rival en buena forma, aunque también con dudas, esas que no deben tener los sevillistas en los 90 minutos de juego.

Los verdiblancos, a los que la mayoría dan favoritos en este nuevo y apasionante derbi, en las últimas nueve citas sumaron siete victorias, un empate y una última derrota en San Mamés (2-0). En propio feudo, de 18 encuentros, ganó 10 y empató tres, acumulando 5 derrotas, tres de ellas por goleadas (Valencia 3-6; Barcelona 0-5 y Real Madrid 3-5), con otras dos derrotas ante los dos atléticos (0-1 frente a los colchoneros y 0-2 ante los vascos). Salvo con los del Bocho, todos los de arriba. Su zaga ha adquirido más solidez, pero suma más goles encajados en el Villamarín (29 por 27) que a domicilio.

Otra clave, la solidez defensiva: Ambos equipos han encajado el mismo número de goles (56); el que selle su zaga tendrá mucho ganado

Una de las claves de este nuevo derbi sin duda será la citada seguridad defensiva. A partir de ella, se podrá edificar una ansiada victoria. Ambos equipos han encajado el mismo número de goles (56), mejorando sendas zagas en el último tramo liguero. Los de Caparrós además han interiorizado que el 6 de 6 obtenido desde que el utrerano se sienta en el banquillo es la piedra angular para desplegar luego toda la intensidad y verticalidad necesarias para sorprender al rival. Habiendo entrado en una dinámica positiva, hasta la eficacia y el acierto ante la meta contraria gana enteros, con cuatro goles en las dos citas de Caparrós.

El Sevilla de Caparrós está en tendencia al alza: el segundo duelo fue mejor que el primero; y el tercero debe dar la medida del equipo fiable de los mejores días

Si el partido a partido -que hace años ya muchos cultivó Joaquín Caparrós- sigue la tendencia al alza esperada, el Sevilla de este sábado debe ofrecer esa imagen fiable y reconocible de los mejores días. El segundo choque ante el Madrid ya mejoró con crecer el primero frente a la Real Sociedad. En este sentido, en este nuevo Gran Derbi deber aparecer otra vez la versión del gran Sevilla que el sevillismo anhela volver a ver. Olvidando todo tipo de cansancio tanto mental como físico, qué mejor día para decir muchas cosas positivas. El fútbol es imprevisible, pero por eso mismo es el espectáculo más atractivo. Nada intimida la fe de este Sevilla: saldrá a por los tres puntos.

 

 

Departamento de Comunicación