Dorsales de leyenda

Antonio Álvarez, IX Dorsal de Leyenda
Temporada
2016

Antonio Álvarez, IX Dorsal de Leyenda

Biografía

Antonio Álvarez Giráldez (Marchena, Sevilla, 10-abril-1955) no tenía pensado de chaval dedicarse al fútbol profesional, pero la vida le tenía reservado un sitio estelar. Disfrutó media vida en el Sevilla FC -30 años- entre jugador, entrenador y miembro de la secretaría técnica. En su posterior vuelta al club es director de la Escuela de Fútbol Antonio Puerta y embajador de la Fundación del Sevilla FC. Fue Mariscal y Káiser de las áreas en sus años de futbolista. Disputó 370 partidos de sevillista -de los casi 600 de jugador- y está en el top10 de la historia del club. 13 temporadas. Tras retirarse de corto con 40 años, fue 2º entrenador de once técnicos y, como primer espada, logró una previa de Champions y una Copa del Rey. Sus recuerdos siempre superarán sus 'espinitas': no haber tocado plata como futbolista -sí en cambio como entrenador del Sevilla FC- y quedarse sólo a un palmo de ser internacional absoluto.

El elegante defensa-líbero del Sevilla de los años setenta y ochenta se forjó en los escalafones inferiores y dio el salto al primer equipo de forma testimonial en la temporada 74/75, curso en el que el equipo ascendió a Primera División. Ya en la campaña 75/76 se hizo un hueco en el primer plantel, aunque no fue hasta la 78/79, de la mano de Luis Cid Carriega, cuando se consolidó en el equipo. Desde entonces, Álvarez fue un fijo hasta su última campaña, 87/88, en la que perdió protagonismo en las alineaciones.

Mariscal del Área

Sus números son incontestables, su clase a la hora de manejar el cuero y el enorme decoro con el que se desempeñaba le convirtieron en uno de los centrales más estilosos de su tiempo, ganándose el apelativo de Mariscal del Área. Sólo una lesión el día antes de un partido en la selección española en La Rosaleda le apartó de debutar con el combinado nacional. Tampoco hizo falta para ser uno de los mejores defensores de los años ochenta y dejar una huella indeleble por su finura y categoría con el balón en los pies. Cuando abandonó el Sevilla FC, Álvarez jugó tres temporadas en el Málaga CF y otras cuatro en el Granada CF, colgando las botas en la 94/95, con 40 años, 20 de ellos en el fútbol de élite.

Tras retirarse, pasó a formar parte del departamento técnico del Sevilla FC, asumiendo labores de segundo entrenador con Joaquín Caparrós y Juande Ramos, con quien logró hasta 5 títulos en quince meses, precisamente lo único que se le resistió como jugador. En la 09/10 asumió el mando del primer equipo tras ser destituido Manolo Jiménez y se proclamó campeón de Copa, derrotando 2-0 al Atlético de Madrid en el Camp Nou. Empezó la siguiente campaña al frente del equipo, pero acabó destituido al poco de arrancar la campaña. Fue técnico 32 partidos.

Siempre sentimiento sevillista

Sus sentimientos fueron siempre sevillistas. En sus inicios, su padre habló con Pepillo, el stuka, y Montes Cabezas decidió hacerle una prueba, que superó. Fue la primera conexión con el club. Firmó contrato con el Sevilla Atlético. Jugaba de interior y fue Santos Bedoya el que lo retrasó como defensa libre. Gran acierto. De ser un centrocampista más pasó a ser un central irrepetible. Años de gran compañerismo y una base de 15-16 jugadores de equipo. Lo mejor, los años de Manolo Cardo, el equipo desplegó buen juego y el premio de jugar dos veces la UEFA. Con Miguel Muñoz refuerza su posición de libero, a un gran nivel de juego, uniendo temple y seguridad. Su condición y textura físicas le hicieron ser uno de los futbolistas más longevos -40 años- terminando en forma y quizá podría haber seguido jugando algún año más.

Álvarez superó a medias su espinita de no jugar con la Roja, tras lesionarse el día antes entrenando. Como queda recogido en el libro El eterno Mariscal, explicó cómo sucedió todo. No fue en la banda el mismo día del partido. La tarde anterior, en el último ensayo, al final del partidillo le da con la punta del pie al suelo... y se lesionó el tobillo. No quiso decir nada en ese momento. Ángel Mur intentó arreglarlo con un vendaje, pastillas y pomadas pero el tobillo no respondió. Álvarez perdió el salto de debutar con España y luego apareció Maceda. Pero su legado futbolístico fue tanto que ha entrado con todo merecimiento en noviembre de 2016 en el selecto club de los elegidos, por ello es el IX Dorsal de Leyenda del Sevilla FC.

Curro Sanjosé, VIII Dorsal de Leyenda
Temporada
2015

Curro Sanjosé, VIII Dorsal de Leyenda

Biografía

Francisco Sanjosé García (Sevilla, 12-11-1952) es el sello de la casta y la lealtad, un racial lateral en el universo sevillista. En su único equipo encarnó la bravura durante 16 temporadas y 373 partidos oficiales. Fue el que más derbis ganó (15 de 20), y sus goles (20) llevan la firma de un Roberto Carlos hispalense. Su lealtad no tuvo medias tintas y su nombre -ya legendario- está cincelado en los anales nervionenses. Fue titular con todos sus entrenadores y a su bravura unió una nobleza admirada por propios y extraños. Llegó a ser internacional olímpico en Montreal 76, aunque nunca le llegó la opción con la absoluta por una inoportuna lesión. No le hizo falta. Con su pundonor y dedicación se ganó el respeto y el reconocimiento del Sevillismo.

Llegó junto a Pablo Blanco al Sevilla, lo cedieron dos temporadas al Alcalá y directamente al Sevilla de Merkel sin pasar por el filial. Debutó de extremo con 17 años (1970) en Copa. Tras lesionarse Manolín Bueno, en un partido contra el Barça debutó en Primera. El alemán Merkel lo puso en órbita con unos entrenos espectaculares de mañana y tarde, fue un adelantado a su tiempo. Curro jugó con Merkel, Georgiadis, Buckingham, Arza, Artigas, Santos Bedoya, Happel, Olsen, Carriega, Miguel Muñoz y Manolo Cardo con el que más disfrutó.

Lateral por casualidad

Sanjosé cuenta que cuando Hita se lesionó, Santos le dijo que tenía que jugar de lateral. Y él se negó: “Pues verás lo que haces, o juegas de lateral o no juegas en el Sevilla”. Entonces, Lora, su gran amigo y otros muchos, le aconsejaron que “interesaba jugar dónde fuera y si te han dicho que tiene cualidades de lateral… juega de lateral”. Bendita la hora de reaccionar a tiempo. Era rápido, iba bien por arriba, le pegaba fuerte al balón y todos lo veían de carrilero. Tras jugar en Tarragona, debutó con Santos en casa ante el Betis ganando 2-1 en un gran partido. La prensa lo recogió, el nuevo lateral izquierdo, y a partir de ahí todo fue asentarse y crecer. Era fuerte, tenía fama de leñero pero no lo era, no entraba a la pierna sino al balón. No lesionó a nadie de gravedad. Con Dani del Athletic Club saltaban chispas. Era valiente y chocaban los dos. Pero fuera del campo se llevaban muy bien y eran amigos.

7º jugador de la historia

Con 373 partidos oficiales es el 7º jugador del Sevilla en la historia. Un orgullo añadido siendo de la cantera. Técnicamente no era mal futbolista y era rápido, así fue internacional juvenil con Santamaría. Lo compararon con Roberto Carlos por su gran pegada al balón y subir la banda. De sus 20 goles, tres son muy recordados: A Miguel Reina, padre de Pepe, le hizo dos goles de categoría, uno en el Barça, 3-1 en casa, eliminándolo de la Copa; y el otro con el Atlético en el Calderón. Parecido al del Betis por la escuadra a Esnaola que supuso el triunfo por 1-0, casi desde el banquillo visitante. Fueron los mejores y a porteros buenos. De sus 15 derbis ganados de 20 jugados supera a Pablo Blanco y Álvarez que jugaron 22 pero ganaron menos.

Cara y cruz, ascenso y no ir al Mundial

Su momento más feliz, el ascenso a Primera, después de tres años malos. Curro se mereció la internacionalidad absoluta en Argentina 78 pero no tuvo suerte. Fue a Montreal 76, con Pulido y otros buenos futbolistas. Ante la Real se partió el brazo. Meses de escayola y placa. Luego, en los últimos minutos de Liga en Bilbao, ya recuperado, en una falta en contra estaba en la barrera, con tan mala suerte que el balón me da en el mismo brazo y se lo vuelve a partir. El Mundial empezaba en dos meses y Kubala tenía en mente llevarlo porque Camacho estaba lesionado de gravedad y no había lateral. Fue De la Cruz. Hubiera sido por edad y gran estado de forma un gran momento para ser mundialista.

Con casi 34 años recibió el último homenaje que dio el club, (salvo el más reciente a Kanouté) por su lealtad a un escudo; no quiso ir a ningún otro sitio. Se retiró y dejó de estar vinculado a otra faceta del fútbol al tener su vida resuelta. La fidelidad y nobleza de Curro Sanjosé fue algo muy loable, más aún cuando a otros no les interesaba seguir entonces por el derecho de retención de los clubes. Fue siempre fiel a su club. Lealtad y casta a toda prueba le granjearon con todo merecimiento -en noviembre de 2015- el VIII Dorsal de Leyenda del Sevilla FC.

Enrique Lora, VII Dorsal de Leyenda
Temporada
2014

Enrique Lora, VII Dorsal de Leyenda

Biografía

Enrique Lora Milán (La Puebla del Río, Sevilla, 7-mayo-1945) personifica la divisa de la casta y el coraje en las 11 temporadas que militó en el Sevilla, club en el que disputó 335 partidos oficiales y marcó 27 goles. Por circunstancias de la vida le tocó vivir como un hombre siendo apenas un niño. Desde muy pequeño trabajó en el campo de sol a sol. Y, cuando jugó al fútbol, su bravura no tuvo comparación. Peleaba por el sustento de los suyos. Fue un gigante con alas en los pies y unos pulmones que valían por siete.

Lora se inició en el Coria y llegó al Sevilla Atlético en la temporada 65/66, donde jugó sólo un año, dando el salto al primer equipo. Debutó con 21 años con Sabino Barinaga. Sus comienzos fueron difíciles y complicados, a Lora nunca le regalaron nada. Ni la prensa ni los aficionados le mostraron buenas críticas. Con Arza incluso soportó a toda la grada del estadio mostrándole su descontento con pañuelos por una mala actuación. Pero Enrique se sobrepuso y en sólo siete días le dio la vuelta a la tortilla. Al domingo siguiente, en Valladolid, hizo marcaje excepcional a Cardeñosa. El partido terminó con victoria sevillista por 0-1, con gol de Chacón. Y en el siguiente partido en Nervión, Lora repitió una actuación destacada. Le salió un partido redondo y se metió a la grada en el bolsillo. Los pañuelos entonces se convirtieron en un emocionante “Lora, Lora, Lora”, cambiando todo a su favor. Lora simbolizó en el club la dignidad, la nobleza y la  integridad, la razón de ser del equipo sevillista.

El "impuesto de lujo"

Tanto en el Sevilla como en la selección española de Kubala -en la que debutó en Nervión en 1970- le costó convencer a la crítica deportiva gracias a su fuerza y pundonor. Con España, el hecho significativo de su perfil es cuando el conocido periodista José María García publicó en Pueblo que la presencia de Lora era un “impuesto” de la Federación Española por disputarse el partido en el Sánchez-Pizjuán. Lora, muy seguro de sus facultades, en el mismo autobús de la selección, en el que también se desplazaba García, le espetó con total rotundidad: “Te voy a demostrar que te equivocas”.

En efecto, tras una memorable actuación, el periodista tuvo que rectificar: ese supuesto ‘impuesto’ se convirtió en el mejor futbolista del partido. Lora jugó 14 partidos internacionales de 15 llamadas, aun jugando en Segunda. Enrique Lora, pasó a ser en sus años en el Sevilla no sólo el pulmón del equipo sino el líder, el capitán, el orgullo y la bandera de sus compañeros. Terminó siendo un padre para los más jóvenes del grupo. Aprendió de gente como Achucarro, otro Dorsal de Leyenda, o Eloy Matute.

El recordado ‘Míster Látigo’ le dio más confianza y fue Merkel el que le sacó todo lo bueno que llevaba dentro. No necesitó títulos ni finales para ser un coloso en el terreno de juego. Fue un todocampista con mucho recorrido, un adelantado a su tiempo. Un superdotado, un mito de carne y hueso y un espejo en el que se miraban sus compañeros. Sin protestar, era un jugador todo corazón, con la generosidad y la humildad de los grandes de verdad. Infatigable, duro, poderoso y noble; un profesional honesto a carta cabal.

11 temporadas a un alto nivel

Enrique Lora, en las 11 temporadas en el Sevilla FC -siete de ellas en Primera- siempre fue un fijo del equipo. Los aficionados de su época evocan dos ocasiones en las que Kubala con España y Luis Carriega en el Sevilla, protagonizaron dos sustituciones polémicas del pueblano. Kubala ante Yugoslavia en Las Palmas lo sacó en la segunda parte por Sol y, acto seguido, sin tiempo para nada lo cambió en lugar de Ufarte, siendo su último encuentro internacional. También Carriega hizo lo propio, introdujo a Lora en el campo en lugar de un compañero y después, transcurridos unos minutos, lo volvió a sustituir sacándolo del partido. Circunstancia que hirió su honor y precipitó un adiós que hubiera imaginado de otra forma en su casa.

Lora no se desanimó y siguió adelante. Demostró una vez más ese carácter indomable y triunfador que le ha definido siempre. Se fue al Recreativo de Huelva, lideró al Decano hacia su primer ascenso, fue uno de los artífices de aquel hito y jugó con los onubenses un año más en Primera, demostrando que nadie iba a retirarle de la élite más que él. Por fortuna se limaron las asperezas con su Sevilla y la herida cicatrizó con el paso del tiempo. Enrique fue mucho más que un futbolista para varias generaciones de sevillistas. Enrique Lora en uno de los jugadores emblemáticos de la entidad nervionense, por ello en noviembre de 2014 fue justo merecedor del VII Dorsal de Leyenda del Sevilla FC.

Paco Gallego, VI Dorsal de Leyenda
Temporada
2013

Paco Gallego, VI Dorsal de Leyenda

Biografía

Paco Gallego (Puerto Real, Cádiz, 4-marzo-1944) encarnó en sus 20 temporadas en Primera División los valores de la profesionalidad y el sacrificio que debe tener un jugador de fútbol para triunfar. Siendo muy joven dejó su pueblo para integrarse en los escalafones inferiores del Sevilla FC. Dejó atrás una familia de nueve hermanos que él mismo, trabajando desde muy pequeño, contribuía a mantener. Tal vez porque desde siempre tuvo que pelear con la vida para ganarse su sitio, desarrolló un carácter indomable y espartano en los terrenos de juego.

Con 18 años se proclamó campeón de Copa juvenil en 1962, levantando el título como capitán. Fue el primero de los muchos éxitos deportivos de una carrera verdaderamente ejemplar.  Ya había debutado en el primer equipo, en el viejo Sadar, con Antonio Barrios. En la 61/62 jugó sólo cuatro partidos, pero ya en la siguiente se hizo un hueco en el once, jugando codo con codo con quien hasta ese entonces había sido su ídolo, Marcelo Campanal. Nadie mejor para recoger el testigo de la furia y la casta que abanderó el asturiano hasta entonces. En poco tiempo se convirtió en uno de los mejores centrales del país y de hecho Diego Villalonga lo convocó para disputar la fase final de la Eurocopa del 64. Gallego se proclamó campeón de Europa, sin jugar, dado que en aquella época no había cambios.

Pieza codiciada se va con 20 años

Tras tres años magníficos y 20 recién cumplidos, le llegó el momento de salir de Nervión en mayo de 1965. El Sevilla pasaba por una delicadísima situación económica, hasta el punto que los propios directivos tenían que garantizar con su capital las fichas del primer equipo y los gastos del club. Gallego era la pieza sevillista más codiciada, de modo que el presidente Juan López Sánchez no dudó en venderlo sin consultarle cuando se presentó la ocasión. El agente Luis Guijarro, que lo había comprado, lo ofreció a varios equipos. Al final su destino fue el FC Barcelona, donde militó 10 temporadas y marcó una época. Lo aupó a ser titular fijo en la selección, disputando el Mundial del 66. En la ciudad condal suplió a Olivella, un central en cierta medida antagónico a sus características, refinado y elegante, pero falto quizás del empaque necesario para defender un área. Gallego dio consistencia y lideró la zaga culé durante esos 10 cursos consecutivos.  Campeón de Copa en dos ocasiones, ganó una Copa de Ferias y finalmente logró el título de Liga en la 73/74, once en el que brilló Johan Cruyff.

En el 74 el Sevilla de nuevo pasaba un momento deportivo complicado, enlazando dos cursos consecutivos sin ascender a Primera. El presidente Montes Cabeza pensó en Gallego para liderar el nuevo proyecto, sobre todo por sus galones y experiencia. El gaditano accedió volver a casa. El FC Barcelona se negó a venderlo para afrontar con garantías la Copa de Europa. En la siguiente campaña se lesionó del menisco y parecía entrar en el ocaso de su carrera con 31 años. Un futbolista cualquiera, sí, pero no un hombre del pundonor de Paco Gallego.

Vuelta a casa

Montes Cabeza tocó de nuevo a su puerta. En esta ocasión no encontró impedimentos para poder regresar al Sánchez Pizjuán. Lo hizo con la lesión a cuestas y no tardó en cuestionarse en ciertos foros la idoneidad del fichaje. La pregunta de si venía para un retiro dorado parecía inevitable. Pero el gaditano solventó pronto las dudas; en su primer partido incluso marcó un gol en el triunfo ante Las Palmas. El Sevilla, que regresaba a Primera, encontró en él el oficio necesario para asentarse en la máxima categoría con un equipo plagado de jóvenes.

Gallego volvió a cuajar a un nivel excepcional, hasta el punto que de nuevo se le reclamó para la selección, pero nunca volvió. En el verano de 1979, tras cuatro campañas en las que fue un indiscutible, las dos últimas como capitán, acabó su vinculación contractual con el Sevilla. Con 35 años, el club lo despidió por todo lo alto, organizando un partido homenaje en agosto ante el Barcelona. Tarde maravillosa en la que el eterno ‘5’ recibió todo tipo de agasajos por parte de cientos de peñas y compañeros de ambos equipos, además de que el ministro de Cultura y Deporte, Manuel Clavero, le impusiera la medalla al Mérito Deportivo.

Cuando parecía que el final había llegado, Paco Gallego fue reclamado de nuevo por la grada del Sánchez Pizjuán. El comienzo de temporada no podía ser más inhóspito para el equipo que dirigía Miguel Muñoz. Montes Cabeza captó el mensaje de la hinchada y le pidió formalmente su vuelta. Paco Gallego, ya fuera de forma, asintió y se puso a disposición del sentimiento que todavía hoy corre por sus venas. En esta 3ª etapa ayudó a dar estabilidad al vestuario, donde su liderazgo resultó indiscutible. Y su dorsal ‘5’, ese cinco rojo a la espalda al que tanto lustre dio, en noviembre de 2013, pasó a ser el VI Dorsal de Leyenda de la entidad.

Antonio Valero, V Dorsal de Leyenda
Temporada
2012

Antonio Valero, V Dorsal de Leyenda

Biografía

Antonio Valero (Madrid, 31-marzo-1932) fue un jugador de club, un hombre expeditivo, veloz, contundente y sobrio pero, sobre todo y ante todo, muy regular. Considerado por muchos el mejor lateral izquierdo del Sevilla FC de toda su historia, jugó 231 partidos, ejerciendo en muchos de ellos de capitán, desde 1954 a 1964. Todo comenzó en Larache, cuando siendo jugador del Córdoba CF cumplía con el servicio militar. Fue allí, en tierras africanas, donde recibió la llamada de José María de la Concha, a la sazón secretario técnico cordobesista, quien le comunicó su inminente fichaje por el conjunto de Nervión. Fue la primera piedra para construir una historia futbolística de verdadera leyenda.

En su primer año se encontró con el hombre que lo pidió, Helenio Herrera, que compuso una línea defensiva inolvidable, posiblemente la mejor que hubo y habrá jamás. Por la derecha Guillamón, en el centro Campanal y en la izquierda Valero, un defensa de raza, duro, pero con estilo y talento, un carrilero sin fin. Fue siempre un fijo. En su primer año peleó la final de Copa que perdió 1-0 ante el Athletic Club. El gol vasco, de hecho, fue provocado por un mal despeje de Valero, una acción que nunca se perdonó, pero que el Sevillismo nunca lo tomó en cuenta, dadas sus excepcionales cualidades y su indiscutible entrega futbolística.

Debut con España junto a Di Stefano y Luis Suárez

Valero acrecentó su sello de jugador infranqueable. Podía pasar el balón, pero no el jugador. Sus duelos con el canario Miguel González, del Atlético de Madrid, adquirieron un matiz épico. Era la firma de un futbolista indomable, que en 1957 logró su ansiado debut con la selección española, justo el mismo día que dos gigantes del fútbol patrio: Alfredo Di Stefano y Luis Suárez. En esa campaña, después de ser subcampeón liguero en la 56/57, Valero jugó con el equipo nervionense la Copa de Europa, junto a otros Dorsales de Leyenda como Juan Arza o Marcelo Campanal, con el que ya a finales de la década formó otra línea defensiva envidiable junto a Santín, en el Sevilla de Luis Miró.

En la década de los 60, en plena presidencia de Guillermo Moreno, firmó su último contrato en blanco, prueba del compromiso que siempre exhibió por el club de Nervión. Comenzaron al poco los problemas. En un derbi copero en el 62, cayó lesionado en la victoria 5-3 ante el eterno rival. Varias rondas después, el Sevilla se plantó en la final contra el Madrid, en el Bernabéu. Valero no llegó a tiempo y desde la grada tuvo que sufrir como su Sevilla perdía 2-1 frente al equipo de su tierra, que no de su vida.

Grave lesión que adelantó su marcha

La 62/63 fue la última en los terrenos de juego. Todo sacrificio, Valero, que ya contaba 32 años, seguía siendo titular indiscutible. Por eso no podía imaginar aquel 19 de mayo del 63, en Copa contra el Betis, que jugaría su último partido oficial con la camiseta sevillista. Inesperado adiós, porque en el posterior verano una grave lesión le dejó varios meses fuera de juego. Luchó y logró volver, pero Otto Bumbel no le devolvió al once, relegándolo sólo a amistosos. El 30 de junio del 64 fue su último día como jugador sevillista. Su compromiso era tal, que aún a sabiendas de que no seguía, el 28 de junio accedió a disputar un amistoso en el Trofeo Sánchez Pizjuán, ante el Málaga, en un equipo plagado de canteranos.

Valero entró en el mundo de los banquillos como segundo de Juan Arza, y tras la marcha del navarro se incorporó al cuerpo técnico de los escalafones inferiores, dirigido por Diego Villalonga. Desde mediados de los 70 se convirtió en uno de los pilares del fútbol base, junto a Santos Bedoya, José Antonio Viera, Pepe Alfaro y -más tarde- Manolo Cardo y Baby Acosta, llegando a dirigir el Sevilla Atlético y fichando a futbolista de la talla de Rubio o Jiménez.

Valero abandonó al Sevilla entrados los 80. Probó suerte en otros banquillos. Finalmente dejó el fútbol, aunque no su relación con el Club, siendo una de los principales responsables de la Fundación de la Asociación de Veteranos, de la que fue presidente más de seis años. Justicia de ley fue recibir en noviembre de 2012 el V Dorsal de Leyenda para un futbolista que merece estar en el selecto club de los elegidos del estadio Ramón Sánchez Pizjuán.